La flor del Romero (Rosmarinus officinalis)

Foto  de la terraza de Ruta del Mulhacén
La flor del Romero (Rosmarinus officinalis) contrasta con la nieve recién caída que ha bajado por  la Sierra. Nos acercamos al invierno y todavía los campos mantienen sus trajes de otoño; En Pampaneira nos sentimos arropados por la calidez de los árboles que nos rodean y con ánimo de disfrutar los beneficios que nos depara el Espacio Natural.

El Romero es tradicionalmente una de las plantas más apreciadas por nuestra cultura mediterránea:
  • En las cocinas de nuestras abuelas siempre estaba presente para aliños de aceitunas y hortalizas, escabeches de pescados, adobos de carne, aromatizaciones de aceites y vinagres.
  • En las boticas caseras de mi familia, el romero, se usaba para empachos e indigestiones, para subir los ánimos o para calmar los nervios, también para lavar heridas y en fricciones con alcohol para el dolor de las articulaciones o para los pies doloridos.

  • Para la higiene y belleza se utiliza como tónico para la piel grasa, lavados de asiento, baños calientes…
El Romero (Rosmarinus officinalis) está contraindicado para  niños y  mujeres embarazadas porque es una planta muy fuerte por los aceites esenciales que contiene pero especialmente indicado para personas convalecientes, agotadas, depresivas y ancianas.

El Romero está rodeado de historias que prometen una larga vida llena de salud y belleza; algunos estudios modernos apuntan esta dirección. "El agua de la reina de Hungría" es una leyenda que transmite esa tradición