Habas frescas con bacalao o con panceta seca y la bota de vino

Ir al campo a comer habas con bacalao es una tradición muy granadina y alpujarreña muy popular. Aquí en la Alpujarra, la familia aprovechaba los días de fiesta para recoger habas tiernas que se comían in situ con bacalao, con paletilla o con panceta. La Semana Santa, es época de "habas frescas con bacalao" porque era costumbre abstenerse de comer carne; nos sentábamos al lado de un nacimiento de agua porque el bacalao estaba muy salado y a comer las habas con tiras de bacalao que repartía nuestra madre.

En los años de 1970, siendo estudiantes, solíamos ir por las tardes de primavera a la Vega de Granada a comer habas con panceta y un trago de la bota de vino, había "tascas" por los caminos de la Vega muy populares.

Migas con habas, bacalao y remojón de aceitunas era una comida muy cortijera, se hacía "una sartená" (sartenada) de migas, se ponía un cuenco de  remojón clavado en el centro de la sartén y se repartían tiras de bacalao, habas y una cuchara; la bota de vino iba pasando de mano en mano.
 En el restaurante Ruta del Mulhacén hacemos honor a esta costumbre y hacemos una degustación gratuita de habas frescas con bacalao. 
Degustación de tapas de tortilla de patatas, humus, guacamole
y habas frescas con bacalao.


 Puedes ver también otras actividades de primavera: